Blog SaveID

Esquiar en arena, la solución a la falta de nieve

Esquiar en arena, la solución a la falta de nieve

Todos los años lo mismo. La primavera se hace fuerte, llega el sol, funde la nieve y se acabó la temporada de esquí. Está la opción de esquiar en pista cubierta, en el complejo de Xanadú al sur de Madrid, pero no es exactamente lo mismo. Una de las cosas que nos cautiva a los amantes del esquí es precisamente la impagable sensación de disfrutar del aire libre. El viento, el sol, la nieve o el granizo, lo que sea, pero algo que te haga sentir la naturaleza en la cara.

¿Qué hacer, entonces, cuando la nieve se va de nuestras montañas? ¿Renunciamos por completo al esquí? ¿O le echamos imaginación?

Por suerte para los que somos menos imaginativos alguien ya lo ha hecho por nosotros hace tiempo, pero es ahora cuando empieza a ser accesible al gran público. Se llama Sand Skiing, o esquí de arena y consiste en deslizarse por las dunas y maravillosos paisajes de los desiertos del Sahara o Namibia.

camellos marruecos

Los esquíes van sustituyendo a los camellos

Y ojo que no es tan sencillo como parece. El actual récord del mundo de velocidad en arena es de 92 kilómetros por hora. Inferior sin duda a las velocidades alcanzadas en la nieve pero suficiente para sentir la velocidad y, si las cosas salen mal, pegarse un buen castañazo. Un deporte más en que los dispositivos de emergencias QR son más que necesarios. También un considerable estado de forma, ya que al tratarse de naturaleza virgen hay que subir a pie cualquier pendiente antes de poder deslizarse por ella.

¿Dónde se puede practicar el Sand Sky? Pues en Marruecos, en la Gran Duna de Ouarzazate, o en el Desierto de Namibia, o en la Duna de Cerro Blanco, Perú. Pero también en Alemania. De hecho, allí fue donde nació este curioso deporte hace más de 60 años, cuando a un joven esquiador se le ocurrió que una explanada de arena podría convertirse en una gran pista de nieve. Así, desde 1956 se puede descender el Monte Kaolino, una curiosa montaña construida por el hombre que tiene 110 metros de altura y 40 millones de toneladas de arena de cuarzo.

Hoy, más que una montaña, es un parque de atracciones. A diferencia de en los enclaves naturales del Sahara o el Kalahari, aquí si existe un vagón que remonta a los esquiadores, a modo de telesilla, y hay tirolinas, montaña rusa, tobogán acuático, rutas de senderismo. Toda una forma diferente de pasar un día al aire libre.

Esquí de arena en Alemania

Monte Kaolino, en Alemania