Blog SaveID

Los beneficios de andar por la arena

Los beneficios de andar por la arena

Si te gusta el senderismo seguro que tienes una razón más para alegrarte de que llegue el verano: los paseos por la playa. Sean kilométricas o estrechas, de agua fría o caliente, las playas tienen algo que incita a caminar, a dejarse llevar al borde del mar y olvidar los problemas.

Pero aún más, caminar por la arena está lleno de beneficios para el cuerpo y para la mente, especialmente si, como es por otra parte natural, lo hacemos descalzos. Todo sin olvidar nunca la protección solar y también la seguridad que te ofrecen las pulseras de emergencias con código QR, sumergibles y ligeras, compañeras ideales de una caminata al borde del océano.

Ahora bien. ¿Cuáles son realmente los beneficios que aporta caminar por la playa? ¿Son reales o parte de una leyenda urbano-playera que se transmite de generación en generación?

beneficios andar por la playa

Todo parece indicar que son ciertos, aunque como para todo hay excepciones. Las personas aquejadas por artritis -más de 7 millones en España- no deben caminar por la arena seca, ya que implica un gran esfuerzo para dar cada zancada y podemos estar sobrecargando mucho estas articulaciones.

En general, de hecho, es mejor caminar siempre por arena mojada y solo con un cierto entreno pasar ya a caminar por la arena seca. Así evitaremos agujetas y dolores nada simpáticos en verano.

Según diversos estudios científicos por la planta del pie pasan muchos nervios relacionados con las funciones vitales, por tanto la planta del pie es importante catalizador de sensaciones y su contacto con la arena favorece la relajación y propicia un efecto sedante que libera estrés y facilita una buena expresión de las funciones vitales.

Los beneficios de andar por la arena se relacionan directamente con el sistema cardiovascular, ya que favorece su estimulación al contactar la piel con la arena y se renueva el flujo sanguineo, previniendo por ejemplo que la falta de retorno venoso hinche los tobillos o favorezca aparición de varices.

Además, andar por la arena aporta una resistencia extra al tener que trabajar de manera más intensa los músculos y verse implicados un mayor número de músculos, así tonificaremos el tobillo y esto prevendrá lesiones. Además minerales de la arena como el yodo, ayudan a tonificar los músculos e hidratar la piel.